Esta historia comienza, para mí, a principios del año 1992, en el zoobotánico de Jerez de la Frontera. Con la presencia de personas tan prestigiosas como el célebre naturalista José Antonio Valverde. Es en este año cuando, provenientes de todo el mundo, aterrizan en las instalaciones de este parque una veintena de ejemplares de ibis eremita.

Con ellos que se iniciará un programa de cría en cautividad, y a más largo plazo, se desarrollará un proyecto pionero de reintroducción en Andalucía.

 

¿Pero quién es este ibis eremita?

Su nombre científico ya nos da una pista Geronticus eremita. Proviene del griego “geron” que significa anciano y de “eremita”, derivado del latín, que da origen a la palabra ermitaño. Estos vocablos nos cuentan que este pájaro, con su cabeza calva y llena de arrugas parece un anciano y que sus hábitos de anidamiento en cortados rocosos, le asemeja a un antiguo ermitaño.

Se trata de una especie que ha sufrido un gran declive llegando a desaparecer en toda Europa y reduciendo su presencia a tan sólo una colonia. La disminución progresiva de sus poblaciones se produce ya en la edad media donde habitaba en países como Austria, Alemania, Italia y España donde existen referencias históricas o paleontológicas de su presencia.

Ibis eremita

Su desaparición se ha debido, en un primer momento, a la persecución directa a través de la caza y al cambio de uso del suelo en toda Europa. Además, en el siglo XX, se agravó este proceso de extinción debido a la transformación radical del hábitat en terrenos de cultivo, y al uso indiscriminado de pesticidas (principalmente DDT) en la agricultura intensiva.

Sobre la década de los años 80 tan sólo quedan dos poblaciones silvestres, bien separadas geográficamente y sin intercambio poblacional entre ambas. Una colonia situada en Turquía, en la ciudad de Birecik, que tiene hábitos migradores cada otoño. Este contingente se da por desaparecido en 1992.

La otra población, la única que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días, es sedentaria y se localizaba al sur de Marruecos, en torno a la región de Agadir, y contaba con 50 parejas al comienzo de la década de los 90.

 

Entre las cinco especies de aves más amenazadas del mundo

Debido a esta pésima situación el ibis eremita fue considerado una de las cinco especies de aves más amenazadas del mundo. Y está clasificada, aún en la actualidad, en peligro crítico de extinción por la UICN.

De hecho, es en torno a estos años cuando se empieza a hablar sobre la reintroducción del ibis eremita en España. Dos prestigiosos ornitólogos, Ralf Massanés y Jordi Sargatall redactan un primer proyecto donde se contempla su reintroducción en el Parque Natural de Cabo de Gata. Desde el año 92 el Zoobotánico de Jerez acoge a esta veintena de aves y en este punto me incorporo a trabajar en el programa de estudio del comportamiento y en la cría en cautividad, de manos del Departamento de Zoología de la Facultad de Ciencias de Córdoba.

Ya en los inicios del año 2000 surge la idea de realizar su reintroducción en la comarca gaditana de La Janda. Y la Consejería de Medio Ambiente realiza un estudio, “Caracterización ecológica del área propuesta para la liberación del ibis eremita en la comarca de La Janda”, en el que se determina la viabilidad de este proyecto.

Simultáneamente se realizaron diversos estudios sobre los métodos de liberación de pollos más adecuados. Desde la técnica conocida como “hacking” o crianza campestre, donde los retoños son alimentados por cuidadores en un entorno controlado en libertad, hasta la cría junto con otra especie de ave con hábitos y hábitat similares como es la garcilla bueyera.

 

Proyecto Eremita

A raíz de todos estos trabajos en el año 2004 se procede a las primeras sueltas controladas de pollos y da comienzo el programa de reintroducción del ibis eremita en Andalucía, también denominado Proyecto Eremita. Todo este trabajo se lleva a cabo con la participación de varias instituciones. Por un lado, el Zoo Botánico de Jerez y la Consejería de Medio Ambiente, asesorados por investigadores de la Estación Biológica de Doñana y con la colaboración de la Armada Española, la asociación de desarrollo rural Janda Litoral y Sociedad Gaditana de Historia Natural.

En el año 2008 se produce un hito importante con la primera cría exitosa de una pareja en libertad. Lo más importante es que 10 años después han conseguido eclosionar del huevo y volar en libertad un total de 128 pollos.

Evolución de la reproducción de ibis eremita en la comarca de La Janda:

Año Parejas Pollos volados
2008 1 1
2009 1 1
2010 1 0
2011 9 8
2012 9 2
2013 15 17
2014 24 25
2015 15 18
2016 20 26
2017 25 3
2018 23 27
TOTAL   128

El Proyecto Eremita, se convierte así en un trabajo pionero y en un modelo en la conservación de aves amenazas en todo el mundo. Y hoy en día podemos disfrutar en la comarca de La Janda de una población cercana al centenar de individuos. Ésto significa para todos, un atisbo de futuro en la supervivencia de esta emblemática especie.

Por mi parte, no podré dejar de emocionarme cuando, esta primavera, desde la Barca de Vejer, contemple esta colonia en pleno ajetreo tal como hacía en los 90 en el zoo. Eso sí, con la diferencia que estas aves pueden ya surcar en libertad por toda nuestra geografía.

 

Autor: Francisco Marín Solís «Coco»


Para más información: