El proyecto KINDRA propone crear un inventario dedicado a los conocimientos ligados a las aguas subterráneas. La función de este es identificar cuáles son los desafíos y oportunidades que presenta la gestión de estos recursos hídricos.

Diversas universidades y organismos han participado en los trabajos desarrollados a lo largo de tres años (enero 2015-diciembre 2017):

  • La Universidad de la Sapienza de Roma (Italia), líder del proyecto.
  • La Universidad de Miskolc (Hungría).
  • La Federación Europea de Geólogos (EFG).
  • El Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS).
  • El Centro de Investigación de La Palma (Islas Canarias).
  • Y la REDIAM.
Desarrollo del Proyecto
Año 2015 

Durante este primer año de vida se definió un sistema de clasificación a nivel europeo. Se recopiló y clasificó la información y conocimientos que pudieran existir sobre aguas subterráneas. Se trató de un sistema, el Hydrogeology Research Classification System (HRCSYS), basado en tres ejes fundamentales:

  • Actividades relativas a la gestión de las aguas subterráneas.
  • Ámbitos de investigación.
  • Desafíos sociales.

Se ha creado un Thesaurus (vocabulario de términos relacionados) superando las 200 inscripciones y un Catálogo Digital con información georeferenciada.

Año 2016

Se presentó a un grupo de expertos en geología de 20 países de la UE el sistema de clasificación y el catálogo digital. Estos expertos son los encargados de dotarlo de contenido siguiendo las normas establecidas por el sistema de clasificación. Información incorporada, relativa toda ella a aguas subterráneas, versará básicamente sobre las investigaciones que se han realizado. Su localización espacial o el origen de su financiación son algunos de los datos incluidos.

Otras de las tareas fue la creación de una serie de aplicaciones que permitan la visualización y explotación de la información almacenada.

Año 2017

Durante este año se ha procedido a la revisión de calidad y contenido. Como resultado se han validado los más de 2000 recursos cargados al catálogo por parte del grupo de expertos geólogos.

A partir de las herramientas de búsqueda avanzada y las aplicaciones de visualización y explotación de la información almacenada, el proyecto KINDRA está valorando las tendencias en investigación a nivel europeo. También, se valoran las lagunas existentes en esta temática científica para definir una serie de recomendaciones sobre aguas subterráneas. Estas conclusiones se remiten a la Directiva Marco del Agua de la Comisión Europea.

En conclusión, se pretende:

  • Conocer para decidir dónde realizar los futuros esfuerzos relativos a las aguas subterráneas.
  • Evitar la duplicidad de trabajos.
  • Definir nuevas líneas de investigación aún sin explorar.
  • Establecer colaboraciones con entidades que tengan experiencia en las nuevas líneas de trabajo.

Puede obtener más información sobre el Proyecto KINDRA en el Canal de la REDIAM o seguir su actividad en su Facebook y Twitter.