Los sistemas dunares son hábitats que requieren de un aporte cercano de arenas y materiales, generalmente provenientes de la desembocadura de un río. Agentes como el oleaje, las corrientes marinas y la presencia de fuertes y constantes vientos ayudan a trasladar estos materiales a la costa, llevando a cabo la formación de capas suaves y uniformes.

 

 

Visor de los Hábitats de Interés Comunitario de Andalucía.

 

Las dunas, asociadas en Andalucía a playas arenosas, tienen una división y equilibrio ligados a la relación arena-viento-vegetación, así como por la distancia a la costa. Por otro lado, su presencia ha estado tradicionalmente muy amenazada por la presión humana. El clima que tenemos en Andalucía, las playas y sus sistemas asociados son un reclamo muy atractivo durante todo el año. El resultado es que buena parte de lo que fueron dunas litorales costeras son hoy en día urbanizaciones.

En cuanto a su distribución, los ecosistemas dunares se reparten a lo largo de todo el litoral andaluz, siendo más abundantes en Huelva y Almería. Y aunque se puede afirmar que no existen dunas continentales, sí que aparecen pequeños arenales interiores, de origen litoral y relativamente cercanas a la costa. Sin embargo, por las características del terreno no llegan a formar dunas, pero sí presentan comunidades vegetales y características similares.

Aportación de los sistemas dunares al medio

Entre los beneficios que proporcionan al medio ambiente están los de constituir excelentes acuíferos para el suministro de agua dulce a la costa. Además, amortiguan la acción de los temporales marítimos y facilitan la recuperación de las playas. Todo esto hace que estos sean la mejor defensa natural de nuestras costas frente a un medio tan hostil y cambiante.

Asimismo, contribuyen al desarrollo de suelos por fijación de los materiales y, desde un punto de vista social, poseen un gran valor paisajístico y cultural. Cabe destacar que en verano resultan de especial interés recreativo.

Desde una perspectiva natural, estos hábitats dan sustento y cobijo a numerosas especies animales y vegetales, que se encuentran adaptadas a unas condiciones ambientales extremas. Entre ellas, se encuentran especies de fauna tan interesantes y escasas como la tortuga mora (Testudo graeca) o la hormiga endémica almeriense (Goniomma compressisquama). Las plantas localizadas en esta zona son tan raras como el tomillo blanco (Thymus albicans) o la Linaria de Doñana, endemismos de la costa atlántica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los tipos de ecosistemas dunares que encontramos en Andalucía van determinados por las características fisiográficas y el tipo de vegetación que soportan, distinguiéndose las siguientes:

Dunas Embrionarias

Son acumulaciones de arena incipientes, que constituyen la transición entre la parte alta de la playa y el primer cordón dunar. Pueden presentar vegetación pionera colonizadora y son bastante móviles.

Duna Embrionaria. Ammophila Arenaria

Duna Embrionaria. Ammophila Arenaria.

Dunas Semifijas

Entre los ecosistemas dunares semefijos de Andalucía se observan las dunas costeras fijas con vegetación herbácea (dunas grises). Su coloración tan peculiar se debe a la materia orgánica acumulada por una mayor estabilización del sustrato. No obstante, las condiciones de viento y humedad salina imposibilitan que la cobertura vegetal, más extensa, alcance un porte mayor. Están presentes en Huelva y Cádiz.

Dunas Grises. San Fernando, Cádiz.

Por otro lado, las dunas fijas del litoral mediterráneo ocupan espacios similares a las dunas grises, pero en la parte correspondiente a la costa mediterránea. De entre sus plantas más características habría que destacar la rubia de mar (Crucianella maritima) y el Ononis natrix subsp. Ramosissima.

Depresiones Interdunares Húmedas

Llamadas “corrales” en la comarca de Doñana. Aparecen en los espacios entre dunas, encontrándose encharcados de manera temporal o permanente. Presentan una vegetación muy rica y diversa, así como una fauna bastante variada que se ve atraída por la abundancia de agua y pastos.

«Corrales» de Doñana. Héctor Garrido.

Dunas móviles con Ammophila

Son las llamadas «dunas blancas». Acumulan algo de materia orgánica, con la aparición de comunidades vegetales pequeños y resistentes como el barrón (Ammophila arenaria) y cardo marino (Eryngium maritimum).

Duna Bolonia. Dunas Móviles.

Dunas Consolidadas

Localizadas en áreas de interior encontramos las dunas litorales con Juniperus spp. Estas aparecen en bosques de enebros (Juniperus oxycedrus subsp. macrocarpa) y sabinas (J. Phoenicea subsp. turbinata), suponen el estrato más desarrollado de estos sistemas. En la costa onubense y gaditana se encuentran las populares dunas con bosques de Pinus pinea o Pinus pinaster, que pueden estar cubiertas de pinos, coexistiendo en algunos casos con dunas grises.

Dunas Juniperus. Enebrales de Punta Umbría.

Presentes en suelos más ácidos se consolidan las dunas con céspedes de Malcolmietalia. Su vegetación efímera anual de pequeño porte tiene su máxima expresión en primavera. Asimismo, las dunas con vegetación esclerófila están constituidas por matorrales de talla variable. Por un lado, los esclerófilos adaptados a largos periodos de sequía y calor como los tomillos y la camarina. Y, por otro lado, los laurifolios abundan en estas dunas con hojas más grandes y mayores requerimientos de humedad (lavandas, mirtos, lentiscos). Pueden estar presentes tanto en arenales litorales como de interior.

Paleodunas

Denominadas dunas fósiles, cuyas formas son el resultado de largos procesos evolutivos, pudiendo presentar las mismas formaciones vegetales que los sistemas dunares consolidados:

En la costa onubense observamos las dunas descalcificadas atlánticas. Estas son estables y evolucionadas con brezales acidófilos de porte arbustivo, aunque resistentes a suelos pobres. Pueden presentarse también en arenales interiores.

Duna Fósil en Doñana.

La Rediam trabaja sobre estos hábitats dunares en cumplimiento de la Directiva Hábitats (Directiva 92/43/CEE del Consejo el 21 de mayo). Actualmente hay definidos en Andalucía 72 Hábitats de Interés Comunitario, HIC. La Rediam interpreta, localiza, delimita y valora el estado de conservación de estos hábitats. Para una mejor gestión y comprensión de los mismos se ha efectuado una división en subgrupos, incluyéndose en el grupo II los 13 HIC descritos en Andalucía sobre dunas marítimas y continentales

En el Canal de la REDIAM se pueden encontrar las fichas descriptivas de cada uno de ellos, así como los mapas de distribución.

Más información de interés:

Visor Caracterización de las Formaciones Vegetales y las Coberturas del Suelo de Andalucía.

Sistema de Información de Referencia de los Hábitats de Interés Comunitario de Andalucía (IRHICA)

Artículos relacionados.