El proyecto KINDRA ha realizado el estudio e inventario, a nivel europeo, de aquellos conocimientos ligados a las aguas subterráneas. El objetivo no era otro que identificar los desafíos y oportunidades que presenta la gestión de estos recursos hídricos.

Los trabajos se han desarrollado a lo largo de tres años, de enero de 2015 a diciembre de 2017. Liderados por la Universidad de la Sapienza de Roma (Italia), han contado con la colaboración de la Universidad de Miskolc (Hungría), la Federación Europea de Geólogos (EFG), el Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS), el Centro de Investigación de La Palma (Islas Canarias) y la REDIAM.

Hitos del proyecto KINDRA

Durante 2015 se definió  el Hydrogeology Research Classification System (HRCSYS). Se trata de un sistema de clasificación de la información y los conocimientos que pudieran existir sobre las aguas subterráneas. Esta basado en tres ejes fundamentales:

  • Actividades relativas a la gestión de las aguas subterráneas.
  • Ámbitos de investigación.
  • Desafíos sociales.

Además, en este primer año se creó un Thesaurus (vocabulario relacionado con las aguas subterráneas) con más de 200 términos y un Catálogo Digital con información georeferenciada. En este se almacenarían los recursos y literatura que existen a nivel europeo ligados a las aguas subterráneas.

En el transcurso de 2016 se presentó a un grupo expertos geólogos el sistema de clasificación y el catálogo digital. Estos expertos, pertenecientes a 20 países de la Unión Europea, fueron los encargados de dotar de contenido al catálogo digital siguiendo las normas establecidas por el sistema de clasificación.  De entre la información incorporada destacan trabajos de investigación, estudios, informes y proyectos que se han realizado o estén en curso, su localización espacial, financiación, etc.

A lo largo de este año también se crearon una serie de aplicaciones para los potenciales usuarios. Con estas se ha conseguido la visualización y explotación de la información almacenada de una forma rápida e intuitiva.

Finalmente, a lo largo de 2017  se procedió a la revisión en calidad y contenido, y a la validación de más de 2000 recursos cargados al catálogo por parte del grupo de expertos geólogos. También se realizó una valoración de las tendencias europeas en investigación y de las lagunas existentes en esta temática científica. Con ello se han elaborado una serie de recomendaciones sobre aguas subterráneas a la Comisión Europea. En estas recomendaciones se ha tenido especialmente en cuenta las cuestiones relativas a la Directiva Marco del Agua.

En definitiva, conocer mejor este recurso para poder decidir dónde realizar los futuros esfuerzos. Esto es,  nuevas líneas de investigación, eliminación de trabajos duplicados, colaboraciones con entidades, etc.