En todo momento, la producción de residuos ha estado intrínsecamente ligada a la actividad productiva. Sin embargo, el acelerado proceso de urbanización, la concentración de la población en ciudades y la consolidación de un modo de vida basado en la producción industrial a gran escala, trajeron como consecuencia un aumento exponencial de la generación de residuos en el pasado siglo XX.

Hace tres décadas, la gestión de estos residuos era uno de los principales problemas ambientales en Andalucía. Fue en este momento cuando surge la necesidad de planificación de recogida y tratamiento de residuos a fin de controlar y prevenir los problemas ambientales asociados.

En 1986…

Planificar requiere conocer la situación de partida. Uno de los problemas a la hora de calcular la producción de residuos es la carencia de datos. En el caso de los entonces residuos sólidos urbanos (ahora residuos municipales) no se conocían las cantidades porque, salvo contadas ocasiones, los residuos no se pesaban. Otro problema que planteaba la gestión de estos residuos era la organización del servicio de recogida y transporte (y los medios disponibles para ello) que a menudo era poco planificada. Además del destino de los mismos  ya que la mayor parte de los residuos urbanos de la región se acumulaban en vertederos incontrolados.

En este año se elaboran los primeros planes directores de gestión, los cuales establecen unos ratios provinciales de producción y una política de inversiones destinadas a subvencionar la adquisición por parte de los municipios de equipos de recogida y transporte de residuos.  También consideraba la instalación de vertederos controlados y plantas de recuperación y compostaje y el sellado de vertederos incontrolados. Los residuos tóxicos y peligrosos eran los que podemos considerar equivalentes a los actuales residuos peligrosos. Respecto a este tipo particular de residuos, se conocían las industrias que los generaban –siendo las de mayor volumen las industrias del metal (siderúrgica básica), las químicas básicas y las industrias del papel y pasta de papel– y la peligrosidad de los mismos, pero no así la cantidad producida en Andalucía.

De manera particular…

El caso de los residuos municipales ha sido notable el progreso experimentado en el campo del tratamiento: han ido creciendo los porcentajes de recogida selectiva y se ha incrementado sustancialmente la recuperación y el compostaje, lo que hace posible reducir la fracción que se deposita en vertedero controlado .

Sin embargo, los avances descritos pierden eficacia ante la constatación del crecimiento sostenido de la generación de residuos en Andalucía a lo largo de las últimas tres décadas. Esto supone un refuerzo que, aunque en los últimos años se esté produciendo una estabilización en la producción, es de vital importancia aunar las políticas públicas con el compromiso de la ciudadanía, reforzando la responsabilidad colectiva e individual en pro del interés general. 

El volumen de residuos municipales que genera anualmente una región ha sido considerado indicativo del nivel de desarrollo económico que posee. También es tenida en cuenta la importancia que en su organización interna tienen las grandes ciudades donde se concentra gran parte de la población. En consecuencia, una gestión adecuada de los residuos debe impulsar instrumentos que ayuden a disociar la relación existente entre el crecimiento económico y la producción de residuos, haciendo especial hincapié en la prevención, entendida como el conjunto de medidas adoptadas antes de que un producto se convierta en residuo.

  • En 1987 se estimaba en Andalucía una producción de los ahora residuos municipales de 1.540.063 toneladas (t), lo que representaba 0,66 kg/hab/día
  • En 2016 las cifras ascienden a 4.179.303 t y 1,37 kg/hab/día.

Sin embargo, y aunque las cifras absolutas han aumentado sustancialmente, la relación entre el nivel de renta de la población andaluza y la producción de residuos municipales se ha mantenido prácticamente constante desde 1995, mostrando en los últimos cinco años una tendencia decreciente. En este análisis hay que tener en cuenta que los datos estadísticos de generación de residuos municipales han ido mejorando y siendo más precisos a lo largo de la serie considerada, así como también, que el nivel de renta de un lugar nunca es uniforme sino que existen diferentes aspectos que lo condicionan.

A partir de 1999…

Con la aprobación del Reglamento de Residuos Urbanos de Andalucía y la definición del Plan Director Territorial de Gestión de Residuos Urbanos de Andalucía (1999 – 2008) la gestión de residuos municipales toma un gran impulso. Junto a los avances experimentados en materia de recuperación y reutilización y en la consolidación de una red regional de plantas de tratamiento –se construyen 117 instalaciones–, cabe destacar los operados en materia de recogida selectiva. En este sentido, en 1987 ya se estaba generalizando la separación de ciertas fracciones de residuos (papel, cartón y vidrio) en las grandes ciudades andaluzas. En los últimos quince años, la evolución de la recogida selectiva en Andalucía guarda una mayor relación, en líneas generales, con el nivel de renta regional; ya que éste influye directamente en el mayor o menor consumo de productos envasados. Los planes de gestión de residuos han ido evolucionando a lo largo de estos 30 años, pasando del enfoque sectorial a la estrategia integrada que caracteriza a los planes de gestión actuales.

En esta andadura se aunaros los trabajos de las administraciones autonómicas y locales, las empresas y los ciudadanos con el fin de construir un modelo de gestión basado en los siguientes principios: acabar con el vertido incontrolado, fijar los objetivos esenciales de recuperación, reciclaje y valorización, y generar las infraestructuras básicas necesarias para procurar una eliminación segura de los mismos. El impulso dado a la dotación de plantas de recuperación y compostaje y los avances operados en materia de recogida separada de residuos, han hecho posible la evolución positiva de la tasa de reciclaje y compostaje en Andalucía.

Información REDIAM

El presente artículo ha sido extraído del la edición de 2017 del Informe de Medio Ambiente de Andalucía. Todos los datos tienen como fuente el Sistema de estadísticas de la REDIAM al que se puede acceder a través de Visor de Estadísticas de la Consejería Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

Más información sobre Residuos en el Canal de la REDIAM

Más artículos sobre IMA e Indicadores.

*Imagen de cabecera: José Antonio Conde Gutiérrez del Álamo. Certamen Fotográfico Mayores por el Medio Ambiente 2018