El castaño constituye una fuente de riqueza en las comarcas de Andalucía donde se encuentra. Es una especie de gran importancia cultural, socioeconómica y medioambiental. El castañar, además de una explotación agroforestal, es un Hábitat de Interés Comunitario (HIC) según la Directiva Hábitat de la Unión Europea.

La REDIAM es responsable de la generación, mantenimiento, actualización y difusión de la información sobre los HIC. En el caso concreto de los castaños, durante los últimos meses se ha realizado una mejora de la capa de distribución, revisándose por fotointerpretación el 50% de los polígonos con presencia de esta especie.

El castaño (Castanea sativa Mill.) es un árbol mediterráneo, robusto, que puede alcanzar los 35 m de altura. Pierde las hojas en otoño y sus flores, masculinas y femeninas, crecen en el mismo pie (monoico). Puesto que sus requerimientos climáticos son los propios de un clima templado-frío, los principales núcleos andaluces de castaño crecen entre los 400 y 1000 m de altitud.

Tradicionalmente se ha considerado que los romanos introdujeron el castaño en la Península Ibérica. Sin embargo, estudios palinológicos recientes lo sitúan por aquí hace siete mil años, considerándose por tanto autóctono de algunas zonas septentrionales de la Península Ibérica. Sí parece claro que los romanos hicieron un uso intensivo de la especie, tanto para obtener madera (minería, construcción) como para usar su fruto como alimento, fundamentalmente para el ganado, lo que contribuyó en gran medida a su expansión.

Importancia de los castañares en Andalucía

En Andalucía encontramos los castañares más meridionales de la Península. Se agrupan en dos núcleos principales: Sierra de Huelva y Serranía de Ronda-Valle del Genal en Málaga. Además encontramos otras masas forestales más pequeñas, alcanzando casi las 16.000 ha de ocupación.

Se trata de poblaciones de castaño cultivado cuyo principal aprovechamiento es su fruto, aunque también existen pequeñas plantaciones de variedad silvestre para obtención de madera (varas para el olivar). Por otro lado, el castaño en nuestra región destaca como elemento cultural enriquecedor del paisaje, como protector del suelo frente a la erosión hídrica cuando se cultiva de manera tradicional, y como argumento que potencia el turismo rural. Además, constituye un sistema de conservación in situ de la biodiversidad genética. Es, por tanto, una formación forestal de gran importancia ecológica, cultural y económica, aunque no ocupa una superficie demasiado destacada en nuestra región.

fruto castaño

 

Valor ecológico del Castañar

Los bosques de castaños, como se ha indicado, tienen un gran valor ecológico y medioambiental. Tanto es así, que la Unión Europea, en su directiva Hábitat, definió un HIC con el castaño como principal protagonista: 9260 Bosques de Castanea sativa. Éste hábitat comprende tanto los bosques naturales dominados por castaños como las plantaciones antiguas de Castanea con sotobosque seminatural.
Puesto que estos hábitats (bosques “naturales o naturalizados”, cultivos de castaño en explotación, y formaciones adehesadas con castaño explotadas como dehesas, con interés agrícola o ganadero) son muy heterogéneas, la REDIAM ha descrito varios subtipos para una mejor caracterización, gestión y conservación:

  • HIC 9260_0 . Formaciones boscosas de Castanea sativa, dominadas por castaños procedentes de antiguas plantaciones. Sotobosque de plantas propias, características del bosque potencial que ocuparía este territorio. Existen procesos de regeneración natural o seminatural. Pueden encontrarse en explotación siempre que el manejo permita el mantenimiento del bosque en conjunto. La cobertura del castaño arbóreo puede variar entre el 30% – 100%.
  • HIC 9260_1. Formaciones aclaradas de castaño. Cultivos de castaño en explotación. La cobertura del arbolado puede variar entre el 50% y el 100%. El manejo para su aprovechamiento no permite la existencia de sotobosque. Acompañando como máximo un estrato de matorral bajo o de pastizal. Aún así, estas formaciones pueden ser aprovechadas por la fauna como refugio o alimento.
  • HIC 6310_1. Formaciones adehesadas de castaño. Cobertura arbórea por debajo del 50% y ocupación de pastizal y suelo mayor del 20%. Incluidas dentro del HIC tipo 6310 Dehesas perennifolias de Quercus spp. debido a su estructura, se ha creado este subtipo para destacar su singularidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Plan Estratégico del Castañar

El Plan Estratégico del Castañar, aún en fase de borrador. Está siendo elaborado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible contando con todos los agentes del sector. Persigue la puesta en valor del castañar andaluz así como el incremento del rendimiento económico de la castaña y la perdurabilidad de la especie como elemento natural, social y paisajístico.
La REDIAM, dentro de sus cometidos, ha revisado por fotointerpretación el 50% de los polígonos con presencia de castaño en Andalucía, actualizando la información con la última ortofoto disponible (PNOA 2016). Todo ello con el objetivo final de fomentar el desarrollo del sector desde el conocimiento, disponiendo de una capa de información detallada y de calidad acerca de la distribución y estructura del castañar en Andalucía.

castañar andalucia


Toda esta información puede consultarse a través del Canal de la REDIAM en los siguientes enlaces:

* Plan Estratégico del Castañar.

* Distribución del Castaño en Andalucía.

* Información de los HIC de castaño en el Visor de servicios OGC de la Red de información ambiental de Andalucía.