Paisanos de la urbe: Los corredores del Sulayr

“Pocos sentimientos hay que procuren al hombre mayor consuelo en sus penas, más descanso en sus trabajos, más calma en medio de las luchas por la vida y más serenidad para el ánimo que el sentimiento de la Naturaleza. Cuando se posee éste con alguna viveza, la contemplación del campo es el más sedativo para las enfermedades del espíritu. Aspirando paisaje se goza de uno de los mayores placeres de la vida”. Miguel de Unamuno, 1897. “Muchos días después, el recuerdo aún perdura con viveza y riqueza de detalles. En cualquier rincón de la ciudad, con solo cerrar los...

Read More